Fundación Aprendiendo a Vivir: «En esta sociedad necesitamos menos prejuicios y más voluntad»

Choele Choel.- En esta localidad, como en todo el país se celebró ayer silenciosamente el Día Internacional de la Lucha contra el uso indebido y el tráfico de drogas. La “Fundación Aprendiendo a Vivir” es un espacio donde se brinda tratamiento, acompañamiento y sobre todo, comprensión. Esta fundación no trabaja únicamente con personas con adicciones a las drogas, también participan personas que presentan diversas patologías.

Hace 3 años, un grupo de jóvenes ideó un lugar donde se pudieran tratar estar enfermedades, que no tan solo perjudica a la persona en sí, sino a todo el grupo familiar. Hoy se encuentran en tratamiento 40 personas del Valle Medio. Y entre ellos además amigos de General Roca, Santa Cruz y San Antonio. “Todos se reúnen con un solo fin, salir de las drogas en alguno de los casos y otros únicamente para sentirse acompañados”, dijo el presidente Alberto Olivera, quien hace este tiempo se encuentra al frente de esta fundación sin fines de lucro en Avellaneda 484.

“En esta sociedad necesitamos menos prejuicios y más voluntad, señaló Olivera y destacó que cuenta con un equipo increíble de profesionales, 2 operadores terapéuticos, una licenciada en criminología, 1 psiquiatra, 1 técnico en niñez y adolescencia, ellos además de portar estos títulos, portan algo más que es sumamente necesario que es la comprensión del “amigo” que se acerca buscando ayuda. Y muchas veces en este lugar lo encuentra.

En muchos de los casos, unas simples palabras o charlas en un sillón calman las decisiones que pudiesen tomar. En otro de los casos hay amigos que vienen y quieren compartir un mate o un café y desean ser escuchados, y algunos de sus nuevos compañeros hacen de oyentes, además de contarles cómo fue su proceso ante esta enfermedad.

«Cualquier persona que hoy sienta que no tiene un lugar, les decimos que no es así, aquí en la fundación  cuentan con un lugar y profesionales, esperándolos», invitó Alberto

Para ello cuentan con un living acondicionado para que la estada en la fundación sea amena, con algunos libros aguardando ser leídos, un televisor para poder disfrutar de alguna película o en todo caso, estar tranquilos, alejados de esta problemática. Y que no solo afecta a los jóvenes, porque a esta fundación se acerca gente de distintas edades y status social, buscando lo mismo, ayuda y comprensión.

“Cualquier vecino o comerciante, puede acceder a estos elementos que con esa compra, ayudan a muchos jóvenes a seguir con estos tratamientos”, destacó. Por eso,  ofrecen un trapo de piso de excelente nivel a 100 pesos y un combo -un trapo de piso y una rejilla- a 200 pesos. “Hace unos días una ferretería de Río Colorado empezó hacer pedidos, es fantástico porque es una manera de conocer nuestros productos pero lo más importante es conocer esta problemática mundial”, dijo.

Alberto repite el valor del equipo interdisciplinario. «Es excelente», aseguró Alberto con orgullo y agregó que sin ellos es imposible llevar adelante el trabajo. «Todos los días se ponen al hombro las ganas de ayudar al prójimo y esto es digno de admirar», señaló

Las personas que se acercan a al fundación pueden disfrutar de talleres que los mantienen alejados de la problemática. Cuentan con la colaboración del Gimnasio de Martín Randazzo y su asesoramiento. Pueden hacer ejercicios y es una forma de alejarse de las drogas u otras patologías. «Cualquier persona que hoy sienta que no tiene un lugar, les decimos que no es así, aquí en la fundación  cuentan con un lugar y profesionales, esperándolos», invitó.

El año pasado 8 personas terminaron el tratamiento cognitivo conductual. Y eso es un logro sumamente importante, destacó Alberto, «porque ellos pudieron reinsertarse en la sociedad, con todas las contras que tiene haber pasado por estas problemáticas. Ellos pueden decir que fueron y son amigos que finalizaron este tratamiento».

La fundación es parte de la liga de “Todos x la Recuperación” y este año obtuvieron un 2do puesto y se convirtieron en la fundación que promovió la inclusión de las mujeres al juego.

“Contamos con la ayuda del gobierno local que colabora con insumos para poder desarrollar las actividades. Además de voluntarios sin nombres que siempre están atentos a lo que hace falta”, contó Alberto y recordó que hace unos años, necesitaban solventar gastos propios, porque siempre surgen. Entonces le acercaron una nota al ex gobernador Alberto Weretilneck, en la que le solicitamos la colaboración para la compra de un telar semiautomático, para la elaboración de trapos de piso. El ex mandatario no lo dudó y a los pocos días recibimos esta maquinaria tan imprescindible para esta fundación. Esta herramienta es sumamente importante porque es nuestro sustento, con lo que se vende en trapos de pisos pagamos las cosas de la fundación.

Cualquier persona que quiera colaborar con la fundación, tanto en la compra de elementos, o simplemente para acercarse y querer brindar algún taller, lo pueden hacer al celular 2984-249054, o en las redes sociales  y en el mail aprendiendoavivirsinadicciones@gmail.com.

El tratamiento

“Aprendiendo a Vivir” a lo largo del últimos años vivió grandes procesos y avances. De comenzar en una casa con 2 o 3 chicos, hasta conseguir un lugar propio donde asisten y recurren frecuentemente más de 30 familias de diferentes localidades. Se trabaja en tres áreas diferentes en el tratamiento de adicciones: prevención, rehabilitación y reinserción social.

El tratamiento que se realiza consta de la asistencia centrada en el individuo, su familia y su entorno. Lo que se intenta es, además de curar el síntoma, no dejar de lado su causa. Se hace hincapié en la “responsabilidad” y el “respeto” a uno mismo y hacia los demás, apoyamos y acentuamos valores para llevar adelante un propósito de vida sana. Se fomenta el estímulo con el fin de recuperar a la persona y que haya un distanciamiento del consumo a quienes están atrapados, en pos de mejorar su salud y reinserción social.

La fundación tiene como desafío y compromiso concretar múltiples tareas en beneficio de la comunidad, también en poder ser una alternativa para muchos jóvenes y niños que hoy han perdido el rumbo de sus vidas. Trabaja continuamente con diversas instituciones educativas, desarrollando diversas estrategias de prevención, en donde no solo se incluyen a los alumnos, sino también diferentes agentes que conforman el sistema educativo (directivos, padres y docentes).

La fundación brinda acompañamiento terapéutico a través de profesionales preparados para tratar esta problemática social. Contamos con tres operadores socio terapéutico, una técnica en niños y adolescentes, una licenciada, un psiquiatra y talleristas.

Por otro lado, se promueven actividades deportivas como una alternativa para alejarse del consumo. La fundación es parte de la liga de “Todos x la Recuperación” de Río Negro y Neuquén desde hace dos años. Este año obtuvieron un 2do puesto y fueron la fundación que promovió la inclusión de las mujeres al juego, al cual luego otras fundaciones se sintieron identificadas y optaron por hacerlo también.

«Lo más importante para nosotros fue haber sido elegidos mediante una votación por las otras instituciones como los ganadores de la Copa Challenger. Esta copa se basa en la calidez humada, el buen trato y el espíritu del juego limpio y cada una elegía en qué lugar se sentía mejor y más cómodo, para nosotros es un orgullo, ya que cada sábado de liga hacíamos mucho esfuerzo para organizar el lugar, la comida, la cancha, entre otras cosas, pero disfrutábamos y aprendíamos de cada fundación», contó.

La vida en la fundación

Se trabaja de dos maneras diferentes. Tratamiento ambulatorio y abordaje psicológico, es decir, la persona asiste a dos o tres veces a la semana. Alberto explicó que en un principio se busca que la persona haga un cambio en su rutina diaria, que se levante temprano y tenga objetivos, recupere y fortalezca los vínculos perdidos producto de la enfermedad y que tenga responsabilidad en cuanto a su trabajo, su salud, y obligaciones. «Y también procuramos que mantenga un equilibrio. Durante el tratamiento se le dan diversas herramientas para ayudar a solucionar sus problemas y buscar la causa que llevó a esa persona al consumo. De alguna manera se busca que ellos se empiecen y puedan entenderse, conocerse», explicó.

«Este año ha sido muy positivo para la fundación ya que lo cerraremos con 6 chicos que llegan a cumplir un año sin consumo, se realizará un almuerzo de fin de ciclo que se compartirá con las familias”, dijo.

Un sábado por mes se realiza una multifamiliar que comprende un almuerzo con la familia y distintos tipos de grupos de trabajo, sobre la problemática y distintos trastornos psicológicos, «porque creemos que la familia es un eslabón fundamental en la recuperación del paciente».

También existe la internación temporaria o intermedia, en la que los chicos que se encuentran internados viviendo en la fundación con plazos cortos de desintoxicación, realizan todos los días diferentes actividades y consignas con el fin de conocerse ellos mismos y poder sanar diferentes problemáticas que llevaron al consumo problemático de drogas u otras problemáticas. Se encuentran a cargo de operadores que planifican las consignas para cada uno, también son los encargados de llevar a cabo la estructura que “aprendiendo a vivir” mantiene.

Los chicos se levantan en un horario determinado, se cocinan y organizan la limpieza de la fundación. Después de un tiempo prudencial en el tratamiento realizan salidas a sus hogares, con el fin de reinsertarse en la sociedad de a poco, esto se realizará hasta que se le dé el alta. «A aquellas personas que se encuentran internadas se les da el alimento que lo obtenemos a partir de la colaboración de las familias y una cuota mensual de $100 de los socios de la fundación», comentó Alberto.

Cada 25 días realizan reactivos de orina y saliva para tener un seguimiento de cada uno. Además cuentan con taller de talabartería y van tres veces a la semana al gimnasio. Para finalizar, los sábados se realiza un encuentro donde asisten todos juntos y trabajan un tema en particular, llevando a cabo un debate y aportando una herramienta más para sus vidas.

«Este año ha sido muy positivo para la fundación ya que lo cerraremos con 6 chicos que llegan a cumplir un año sin consumo, se realizará un almuerzo de fin de ciclo que se compartirá con las familias. También para las fiestas se compartirá en la fundación, logrando así un lugar de contención, sin riesgo, ni consumo», dijo.

Para el año que viene la fundación tiene algunos proyectos. Contó que también aspiran a conseguir una chacra para que los chicos puedan realizar diferentes actividades, además queremos generar un espacio sumamente importante como laborterapia, con el fin de inculcar lo valioso y digno del trabajo, buscando así también generar recursos de autoabastecimiento.


También te puede interesar:

,