Siguen detenidos los sujetos que viajaban con herramientas para hacer boquetes

Choele Choel.- Dos de los sujetos detenidos el pasado jueves al mediodía,  tras realizarse un rutinario control de la policía de tránsito de esa unidad caminera, sobre la Ruta Nacional 22 permanecían en las últimas horas en calidad de detenidos y a disposición de distintos juzgados, aunque ninguno de ellos a pedido de la Justicia regional.

En principio, había trascendido que había sido la fiscalía de Choele Choel la que había coordinado tareas operativas pero esta versión se fue desestimando con el correr de las horas.

Se supo entonces, que la detención de los tres sujetos se produjo tras consultarse la propia base de datos de la policía rionegrina.

“Se actuó siguiendo el protocolo utilizable para éste tipo de casos” dijeron fuentes policiales consultadas.

La misma fuente confiable ratificó sin embargo que “efectivamente se encontraron  varias herramientas de las que habitualmente pueden ser utilizadas en delitos bajo la modalidad de boquetes y  un Handy con la frecuencia policial grabada”. De la base policial consultada surgió que uno de los ocupantes del rodado tenía un pedido de captura librado por la policía de Neuquén y, más precisamente, de la Fiscalía con jurisdicción en Villa La Angostura.

Trascendió que el apellido del detenido sería Arroca y que de inmediato fue puesto a disposición de la Justicia de la vecina provincia.

En cuanto al handy hallado, se dio inicio a una causa con intervención del Juzgado Federal de Roca en la que quedó imputado quien, al momento del control, conducía el Chevrolet Cruze en el que se movilizaban.

El tercer ocupante solo estuvo en calidad de demorado hasta que llegaron los antecedentes  penales, tras lo cual recuperó su libertad.

El hecho en cuestión refiere a la requisa de un automóvil que viajaba desde el Alto Valle con herramientas como amoladora con varios discos de corte, barretas y destornilladores, entre otras pertenencias que son las utilizadas por aquellos que se dedican a hacer boquetes. “Vamos a Bahía Blanca a arreglar un techo”, había dicho uno de ellos.