UN NUEVO ANIVERSARIO

| 28/01/2024

La historia del Che Guevara en Choele Choel

El Museo Histórico Regional de Choele Choel hace un detallado recorrido por el paso del destacado personaje.

La historia del Che Guevara en Choele Choel

En este caluroso enero del 2024 se cumplen 72 años del paso por Choele Choel de un personaje que años más tarde adquiriría una extraordinaria relevancia histórica y política, hasta llegar a constituirse en un ícono de las revoluciones del siglo XX.

El avanzado estudiante de medicina Ernesto Guevara, junto a su amigo bioquímico Alberto Granado, recorrió parte de la Patagonia como parte del itinerario en un mítico viaje en moto, una Norton 500 de 1939 bautizada “La Poderosa II”, a través de varios países latinoamericanos realizado entre los años 1951 y 1952.

La experiencia, que marcó profundamente sus vidas, quedó registrada en dos libros: “Diarios de Motocicleta” de Ernesto Guevara y “Con el Che por Sudamérica” de Alberto Granado, aunque el último aclara en el prólogo a la edición argentina que en realidad el Che todavía no existía, era un muchacho de veinticuatro años al que la confrontación con la miseria, la enfermedad y la injusticia van a ir transformando durante el viaje.

También fue llevada al cine con la dirección de Walter Salles. Sin embargo, el film no refleja la estadía en Choele Choel, en donde Ernesto debió hospitalizarse entre el 22 y el 26 de enero de 1952, siendo atendido diligentemente por el Dr. Néctar Barrera, que por entonces era director del hospital y uno de los primeros delegados territorianos al Congreso Nacional, quien le diagnosticó una gripe que trató con penicilina.

Mientras tanto, Alberto Granado recorre el pueblo y atraviesa el puente carretero sobre el río Negro, sobre el que se detiene y deja volar su imaginación sobre viajes futuros. En las chacras cercanas, en las que puede apreciar el efecto del granizo reciente sobre peras y manzanas, compra duraznos que lleva a Ernesto al hospital. Recuperado éste, parten al día siguiente hacia la zona cordillerana, para pasar luego a Chile.

Año a año turistas y aventureros de distintos países recorren miles de kilómetros tras las huellas del Che, en lo posible en motocicleta.

"Cada vez que hablábamos de irnos, el médico decía moviendo la cabeza: 'para las gripes, cama'. Y pasamos varios días, atendidos a cuerpo de rey"

El itinerario original, al llegar al Río Colorado, cruza por Pichi Mahuida y sigue por la ahora denominada Ruta Nacional 22 vieja (actualmente Ruta Provincial 57 desde Río Colorado a Fortín Uno y Ruta Provincial 56 desde esa última localidad hasta el empalme con la Ruta 22 en las cercanías de Choele Choel), paralela a las vías del Ferrocarril General Roca y uniendo las estaciones del mismo.

A partir del asfaltado de la ruta, inaugurado en 1967, cambió el trazado del tramo entre la ciudad de Río Colorado y Choele Choel, generándose una recta, que acortó la distancia en 25 kms. Guevara y Granado llegaron el 22 de Enero de 1952 a la Estación Benjamín Zorrilla del Ferrocarril Gral. Roca, a unos 30 kilómetros de Choele Choel, alojándose en un galpón en donde Ernesto comenzó a sentirse enfermo. Es traído en la moto por su compañero hasta la sala de primeros auxilios de Choele Choel, “un verdadero hospital regional” en palabras de Granado, de donde son enviados en busca del Dr. Barrera, quien interna a Ernesto y se les brinda a ambos por varios días una habitación con dos camas y baño contiguo en el hospital.

“Allí se inició una serie de penicilina que me cortó la fiebre en cuatro horas, pero cada vez que hablábamos de irnos el médico decía moviendo la cabeza: 'Para las gripes, cama' (En la duda del diagnóstico se dio éste) Y pasamos varios días, atendidos a cuerpo de rey. Alberto me sacó una foto con mi indumentaria hospitalaria y mi aspecto impresionante, flaco, chupado, con ojos enormes y una barba ridícula conformación que no varió mucho en los meses en que me acompañó. Lástima que la fotografía no fuera buena, era un documento de la variación de nuestra manera de vivir, de los nuevos horizontes buscados, libres de las trabas de la 'civilización'. Una mañana el médico no movió la cabeza en la forma acostumbrada y fue suficiente. A la hora partimos rumbo al oeste, en dirección de los lagos, que era la meta próxima”.

Ernesto registró sus impresiones en su Diario y en una carta enviada a su madre desde San Martín de los Andes. Si bien no se han hallado en Choele Choel vestigios de la estadía del posteriormente célebre visitante, salvo su propio relato y el de su compañero, la Asociación Amigos del Museo Histórico Regional de Choele Choel aspira a la inserción de la localidad y de la Provincia de Río Negro en la ruta turística y cultural “Los Caminos del Che”.

(Fuente: Museo Histórico Regional de Choele Choel)

Te puede interesar
Ultimas noticias