SUCEDIÓ HACE 51 AÑOS

| 31/03/2024

Cómo fue la aventura épica de recorrer el Río Colorado en dos gomones

Tras una travesía llena de emociones, los estudiantes lograron en 1973 completar su hazaña.

Cómo fue la aventura épica de recorrer el Río Colorado en dos gomones

Cuatro audaces estudiantes bonaerenses desafiaron en 1973 las aguas del Río Colorado en una increíble travesía que quedará para siempre en la historia. Alfredo Barragán, José Luis Godoy, Jorge Iriberri y Rubén Tablar, motivados por la pasión por la aventura y el deseo de superarse a sí mismos, se lanzaron a la emocionante tarea de recorrer el río en su totalidad.

La expedición partió el 9 de febrero de Butacó (Neuquén) y atravesaron Mendoza, Río Negro, La Pampa y finalizaron en Fortín Mercedes, cerca de Pueblo Luro, provincia de Buenos Aires.

El rumor de los "locos que venían por el río" se propagó rápidamente por toda la región, despertando la curiosidad y admiración de aquellos que escuchaban sobre esta audaz expedición. Cada diez días, un avión de la Fuerza Aérea sobrevolaba a los jóvenes navegantes para asegurarse de su ubicación en todo momento, añadiendo un poco de suspenso a esta aventura épica.

Durante su travesía, Barragán, Godoy, Iriberri y Tablar compartieron momentos únicos y desafiantes. Acamparon cerca del puesto de una familia, despertándose al día siguiente rodeados por una multitud de personas ansiosas por ver a los "locos del Colorado". La fama de los navegantes había llegado lejos y todos querían obtener un vistazo de estos valientes jóvenes.



Cada anochecer, encontraban una zona en la playa donde montar su carpa canadiense. Al finalizar cada día, instalaban su antena de radio entre dos torres improvisadas hechas con caños de luz y transmitían informes sobre su progreso a sus familiares en Dolores. Al amanecer, desarmaban la carpa y cargaban todo para continuar su travesía. Remaban desde el amanecer hasta el atardecer, esforzándose por cumplir su objetivo de recorrer 50 kilómetros diarios.

La llegada al imponente Salto Andersen fue toda una odisea. Los operarios del lugar les brindaron ayuda para cargar los botes y trasladarlos al otro lado de la represa, facilitando el último tramo de su recorrido. Fue un momento emocionante cuando finalmente llegaron al Río Colorado, donde los esperaban varios medios de prensa ansiosos por escuchar su historia de valentía y determinación. Los jóvenes navegantes se convirtieron en fugaces celebridades, firmando autógrafos y concediendo sus primeras entrevistas.

El punto culminante de esta asombrosa travesía llegó al arribar a Fortín Mercedes, donde fueron recibidos con una multitud en las costas, autoridades y hasta un bote de la Armada como respaldo. Era indudable que habían logrado su objetivo, materializando sus sueños de infancia. "Allí pudimos cristalizar lo que soñábamos de chicos", declaró emocionado Barragán.

Esta historia abre una ventana a la valentía, el espíritu aventurero y la determinación de estos jóvenes que desafiaron todos los obstáculos para cumplir su sueño. La travesía del Río Colorado quedará marcada para siempre en sus corazones y en la memoria colectiva como una hazaña épica de juventud y perseverancia.

Te puede interesar
Ultimas noticias