MURIÓ UNA LEYENDA DEL AUTOMOVILISMO

| 12/05/2024

El inolvidable triunfo en llamas de Traverso en Río Negro

Juan María Traverso se impone en el TC 2000 con su Renault Fuego incendiado en 1988.

El inolvidable triunfo en llamas de Traverso en Río Negro

Una hazaña inolvidable quedó grabada en la historia del automovilismo argentino, cuando Juan María Traverso logró ganar una carrera con su auto en llamas. Fue en el autódromo de General Roca, en la provincia de Río Negro, durante una de las fechas del TC 2000.

Traverso, conocido como el "Flaco", ya se había consolidado como uno de los ídolos más grandes del deporte. Sus triunfos y títulos en distintas categorías lo habían convertido en una auténtica leyenda sobre ruedas. Sin embargo, el día de aquel gran triunfo, ni él mismo pudo dimensionar la magnitud de lo que estaba logrando.

El 3 de abril de 1988, Traverso estaba al volante de la Renault Fuego preparada por Oreste Berta. Durante la carrera, todo marchaba según lo planeado y parecía encaminarse hacia una nueva victoria del piloto. Pero sobre el final, una falla en el motor hizo que su auto comenzara a emanar humo y aceite.

A pesar del peligro inminente, Traverso decidió continuar con el acelerador a fondo. El fuego envolvía su coche y el humo lo inundaba, dificultando su respiración. Sin embargo, el "Flaco" estaba decidido a no resignar su triunfo y luchó hasta el último segundo para mantenerse por delante de Silvio Oltra, su asediador más cercano.

Cuando finalmente cruzó la línea de meta, el grito de emoción llenó el aire. "¡Ganó Traverso!", exclamaba Raúl Barceló, el relator de aquella carrera histórica. No había tiempo para festejos, el odio del auto apenas se detuvo antes de que las llamas se reavivaran con más fuerza.

Traverso, inmune al peligro y sobreponiéndose al agotamiento, se bajó del auto como si estuviera concluyendo una película de acción. Levantó los brazos al cielo y el público presente lo ovacionó en un gesto de admiración y respeto hacia su valentía.

Este triunfo heroico de Traverso demuestra la determinación y el espíritu de lucha que lo caracterizaba. Su fuego interno, tanto en sentido figurado como literal, lo llevaron a alcanzar lo imposible y a trascender más allá de las barreras del deporte. Juan María Traverso seguirá siendo recordado como uno de los más grandes pilotos argentinos de todos los tiempos.

Te puede interesar
Ultimas noticias